La fase 0 de ETH 2.0 se retrasa hasta 2021, confirma representante de Fundación Ethereum

Entre los motivos del retraso figuran la gran cantidad de clientes y la necesidad de una ventana de tiempo para probar debidamente las implementaciones necesarias para la Fase 0 de Ethereum 2.0

Entre los motivos del retraso figuran la gran cantidad de clientes y la necesidad de una ventana de tiempo para probar debidamente las implementaciones necesarias para la Fase 0 de Ethereum 2.0.

Ethereum 2.0, la esperada actualización para la red Blockchain con mayor adopción para el uso de soluciones y casos de uso con tecnología de bloques, podría no ver su lanzamiento oficial hasta inicios de 2021.

Así lo confirmó el representante de la Fundación Ethereum, Justin Drake, durante una sesión de preguntas y respuestas realizada el día de ayer a través del canal oficial de Reddit. Allí, el programador aseguró que la etapa inicial del proyecto, mejor conocida como “Fase 0”, muy posiblemente vería la luz a inicios del próximo año.

En relación al retraso, Drake confirmó que uno de los principales factores asociados con este retraso en los planes para Ethereum 2.0 tiene que ver con la gran cantidad de clientes trabajando simultaneamente en el desarrollo de la Fase 0, cuyos equipos trabajan a su propio ritmo y llevan a cabo labores importantes para el futuro del protocolo desde sectores claramente diferenciados.

Fase 0 de Ethereum 2.0 se retrasa hasta 2021

Profundizando más al respecto, Drake aseguró que a su parecer, antes de llevar la Fase 0 a mainnet era importante ver cosas como “una testnet pública con más de tres clientes funcionando sin problemas” así como “un programa de recomensas para programadores que buscasen errores”, ambos operando entre dos y tres meses para garantizar el éxito del proyecto, destacando a su vez que existen muchas otras cosas que es importante tener resueltas antes de dar el paso.

En este orden de ideas, Drake comentó:

Todo lo anterior no puede suceder durante el tercer trimestre de 2020… entre acción de gracias y las vacaciones decembrinas, diría que una oportunidad práctica para comenzar a implementar estas cosas mencionadas sería a mediados de noviembre. A mi modo de ver, la fecha más práctica para dar el paso sería algo así como el 3 de enero de 2021 (durante el 12 aniversario de Bitcoin).

A su vez, también indicó que el desarrollo de ETH 2.0 será un proceso complicado por muy buenas razones, pero hay que garantizar todas las medidas de seguridad y calidad previas a la Fase 0.

Lo que viene para Ethereum 2.0

Si bien lo que traerá Ethereum 2.0 parece bastante prometedor para el ecosistema Blockchain, este proceso está dividido en varias fases que contemplan implementaciones importantes para el futuro del proyecto:

Fase 0 (Beacon Chain): Paso fundamental para la implementación del algoritmo de consenso Proof-of-Stake. Pondrá a prueba la gestión de conjuntos y fondos en garantía, así como el generador de números aleatorios para la validación de bloques.

Fase 1 (Shards):Implementación del proceso Sharding, con el despliegue de una red de 64 fragmentos en fase experimental. Comunicación bidireccional entre estas subredes y Beacon Chain.

Fase 2 (eWASM): Pruebas para fondos en cuentas, ejecución de contratos inteligentes (escritos en C, C++, Rust y Go) y la integración de la máquina virtual eWASM (Ethereum Flavored WebAssembly), la cual permitirá una ejecución más rápida de código con un entorno mejor desarrollado.

Fase 3 (Mejoras continuas): Contratos inteligentes operativos en la red, la cual comenzará a mover toda la actividad económica alojada en el Blockchain y muchas otras mejoras.

El problema de la gran cantidad de clientes


Sin embargo, a pesar de que son varios los clientes que trabajan en todas las mejoras que traerán las distintas fases del protocolo, la dificultad para coordinar esfuerzos y compilar todo el material desarrollado por distintas agrupaciones finalmente hizo sentir su peso sobre las fechas originalmente planteadas.

En su momento, el director de investigación y desarrollo de Nimbus, Zahary Karadjov, destacó que posiblemente cada equipo de trabajo esté empleando un lenguaje de programación diferente, y en función del grado de complejidad del proyecto que tengan entre manos, esto podría prestarse para retrasos que lleven a que los más avanzados deban esperar por quienes van más resagados.

Otro aspecto a considerar tiene que ver con los problemas de compatibilidad y los inconvenientes operativos al momento de integrar el trabajo realizado por los equipos, lo cual también debe contemplar un espacio de pruebas lo suficientemente amplio como para garantizar la corrección de errores que comprometan el funcionamiento del proyecto.

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Menu